La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MÉXICO GRANDIOSO

Publicado 18/11/2018

Basamento grande o Pirámide del Sol de Teotihuacán.Basamento grande o Pirámide del Sol de Teotihuacán.

La simple contemplación de estas estructuras colosales nos sitúa ante la grandeza y complejidad de un paisaje prehispánico en México. 

No es éste un post para hablar largo y tendido sobre la cultura mexicana, ya que por desgracia no la conocemos tanto, pero sí es un buen momento para destacar su grandeza, su poderío y su actualidad. 

Actualidad, sí. Durante nuestra visita al Museo Nacional de Antropología pudimos comprobar como miles de personas llenaban sus instalaciones para pasar una mañana de domingo. Niños y mayores de cualquier extracción social. Se percibe en México amor por la cultura, por el pasado y también por la creación contemporánea.

En el volumen que el Museo Nacional publicó por los 50 años de su apertura se puede seguir - con todo lujo de detalles - un delicioso paseo historiográfico por la arqueología y la antropología mexicanas. He tenido la suerte de poder hacerme con un ejemplar y lo recomiendo vivamente.  

Seguramente Fray Bernardino de Sahagún, el fraile español que escribió antes que nadie sobre el pasado brillante de México, tuvo más que buen olfato. Sin duda fue un hombre inteligente que reparó en el potencial que tenía ante sí. 

Las dimensiones del hecho cultural mexicano son casi inconmensurables. Si habéis tenido la suerte de visitar el Templo Mayor - junto a la Metropolitana de México - o Teotihuacán, sabéis a qué me refiero. La enorme avenida de Teotihuacán, esa ciudad extraña implantada en la gran llanura, nos sitúa frente a un hecho civilizatorio que hay que tomar muy en serio. Eso sin meternos con serpientes emplumadas o jaguares del inframundo. Nos resulta de una gran pregnancia, de un enorme exotismo. 

En el Museo Nacional de Antropología, en el bosque de Chapultepec - esa selva urbana - se puede uno hacer una idea general de la complejidad de la historia mexicana. Desde el arte rupestre de Baja California hasta el juego de pelota de los olmecas. 

Pero si hay un detalle con el que me quedo es con algunos restos humanos de Teotihuacán cuyos huesos largos fueron espolvoreados con cinabrio. Como la mujer del Mirón en Cantabria o como tantos cadáveres del Neolítico y la Edad del Cobre. ¿Recordáis las mujeres de Montelirio? Pues un fenómeno muy parecido se da a más de diez mil kilómetros en épocas completamente diferentes. 

Tenemos que mirar a México, debemos comprender mejor América. 

Manuel Navarro

 


 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?