La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Llévalo a las redes

 

 

El puteal de la Moncloa. Museo Arqueológico Nacional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Puñal de Marfil de Valencina. Montelirio PP4. Cortesía del Grupo de Investigación ATLAS (HUM-694) de la Universidad de Sevilla)

La pieza del mes

En esta sección mostraremos una pieza extraída de una excavación por su excepcionalidad. Cada mes incluiremos una “joya” diferente y razonaremos por qué.

 

EL PUTEAL DE LA MONCLOA

Esta boca de pozo, fue trasladado al Palacio de la Moncloa, seguramente en el siglo XVIII. En el siglo XIX, se excava, ya que se usaba como macetero. Perteneció previamente a la Reina Cristina de Suecia, que se la compró a un cardenal romano tras su conversión al catolicismo. Carlos III lo adquirió para su colección.

Es del siglo I de nuestra era. El artista romano, copió el frontón oriental del Partenón, gravemente dañado por una bomba veneciana en la guerra con los turcos. O eso se creía hasta hace unos años.

Pausanias había descrito en su viaje a Grecia este monumento, pero la única imagen que presentaba la disposición de las figuras, son las que aparecen en el Puteal de la Moncloa. Narra el nacimiento de Atenea de la Cabeza de Zeus. Hefesto, actúa como partera, al golpear la testa del dios para que emane Atenea, coronada por la Victoria, la Niké. Las parcas ocupan la otra parte del brocal, tejiendo el destino de la recién nacida.

Con el paso de los años, la convención es que el artista romano no copió el original, sino una versión posterior del siglo IV a.C.

 

 


 

Esta maravillosa pieza se conserva en el Museo Arqueológico de Sevilla. Se excavó en Valencia de la Concepción. Presenta tres particularidades fundamentales:

  1. Tiene una hoja de cristal de roca. El cristal de roca es muy escaso, si no inexistente en la Península Ibérica, lo que indica que probablemente fue importado.
  2. El enmangue, la empuñadura, es de marfil asiático, hecho que demuestra su procedencia lejana. Los análisis isotópicos, así lo demuestran.
  3. Tiene una funda, de la que se conserva un fondo de marfil.

La pieza, que puede datarse entre el 3.000 al 2.500 a. C. es un ejemplo único en Europa Occidental. En la actualidad se investiga si fue empleada en la vida cotidiana o sí fue una pieza de ajuar de prestigio. En principio, los investigadores creen que es un objeto ceremonial, tal vez empleado por un sacerdote o autoridad, para sacrificios. 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?