La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Llévalo a las redes

Ex Oriente Lux

Publicado 01/02/2015

Todo lo bueno, toda innovación, toda civilización, proviene de Oriente. Así pensaban los románticos, así parece que sigue sucediendo. Esta semana se ha publicado un artículo sobre convivencia de neandertales y sapiens en Israel, gracias a los datos obtenidos en la cueva galilea de Menot. En general, se ha dado por bueno. Como por buenas se dan las noticias sobre el primitivo uso del fuego o la expansión de la Humanidad desde África utilizando el Corredor de Levante.

En Occidente, es todo más complejo. Los estrechos del Poniente siguen considerándose grandes barreras, los posibles casos de convivencia o hibridación entre sapiens y neandertales, suelen descartarse. A pesar de que muchos investigadores piensen lo contrario. Joao Zilhao o José Ramos han publicado al respecto (sus trabajos pueden verse en El Debate Científico). Ahí están Jebel Irhoud, Benzú o las cuevas penibéticas.

Vayamos al fuego. En Cueva Negra se ha acreditado su uso hace más de 800 mil años. En la Cueva del Ángel, una gran hoguera se encendió y se usó en el mismo lugar durante más de 80 mil años, en el Pleistoceno Medio. Pero la mayoría cree que el primer fuego, out of Africa,  fue un fuego en Israel. Y no se trata de excluir, sino de complementar.

¿Por qué las cosas que pasan en Occidente tienen menos predicamento en la comunidad internacional? ¿Es por razones historiográficas? ¿Son las pruebas leídas con la mayor asepsia? ¿Es ideología? ¿Paradigma?

Como la Evolución Humana, vuelve a primera línea, durante los dos próximos domingos, emitiremos los dos últimos especiales sobre el tema. Ahí, el debate está centrado en lo que tenemos más cerca, en nuestras cuevas y terrazas fluviales. Esperamos que lo consideréis oportuno. 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?